viernes, 3 de agosto de 2018

A Revolution Within the Revolution: Cuba Opens to Same-Sex Marriages

A new constitution under discussion is a necessary reform that can set an example in L.G.B.T. rights.
The New York Times, Aug. 3, 2018
By Rubén Gallo
Mr. Gallo is a Mexican scholar who has written extensively about Cuban culture and society. He lives in Havana, Paris and Princeton, N.J.
PARIS — "I want to go there before things change" is a phrase I hear often from friends considering a trip to Cuba. But change has been underway for over a decade, from the day Raúl Castro became president after his brother Fidel fell ill in 2006. Since then, private property and self-employment have been legalized; tourism has boomed, benefiting thousands of Cubans who rent out rooms or serve meals in their apartments; and a lively art scene has sprouted in Havana, where artist-run spaces host exhibitions and lectures.
Reforms have been slow and gradual, but they have added up over the years and have transformed the country: The economic despair of the 1990s, when the collapse of the Soviet Union and the loss of its aid plunged the country into the worst recession in its history, has been left behind, and many Cubans, especially those who are self-employed, now enjoy a modest prosperity. Cuba is now a very different country than it was in 2006. To acknowledge these changes, former president Raúl Castro supported the constitutional change. The Cuban legislature approved a draft in July, and it will now be submitted to a national referendum.
A new constitution is much needed; the current version, written under Soviet tutelage, dates from 1976 and sets "building a Communist society" as the nation's main goal. The new version eliminates this phrase, though it continues to define the country as a "socialist state governed by the rule of law."
There are other substantial innovations: It legalizes private property and introduces a juridical framework for foreign investment. While Cubans have been allowed to buy and sell their primary residence since 2011, the new text recognizes "private" and "personal" among other forms of property, including "socialist, belonging to the people," "cooperatives" and "mixed." It also creates the position of prime minister, who will share power with the president. Other clauses, more attuned to 21st-century problems, affirm Cuba's respect for international law, repudiate terrorism, condemn nuclear proliferation and ban the use of the internet to destabilize sovereign nations. An article on environmental protection emphasizes the need to fight global warming.
Out of all of the projected constitutional reforms, one has provoked intense debate: the proposal to legalize same-sex marriage. It was introduced by Mariela Castro, a daughter of Raúl Castro who, as director of the National Center for Sex Education, or Cenesex, has become a staunch defender of the rights of lesbian, gay, bisexual and transgender individuals — in Cuba, the preferred term is "trans." Her proposal was adopted by her fellow lawmakers in the National Assembly — where she also serves as a representative — but has met with opposition from conservative groups, especially evangelical Christians, who have gained influence since religious freedoms were expanded in the 1990s. In recent weeks, five evangelical churches released a joint statement opposing the proposal, prompting protests by L.G.B.T. activists.
It is widely expected that the draft constitution will be approved in the coming months, making Cuba one of the most progressive nations in the Americas in its protection of L.G.B.T. rights. The country has come a long way since the 1970s, when, as in other socialist countries, gay men were routinely harassed, barred from government jobs and even sent for re-education at labor camps. Many gay Cubans were forced into exile in the 1970s, and one of them, the novelist Reinaldo Arenas, wrote "Before Night Falls," a chilling memoir of the repression he suffered before leaving in the 1980 Mariel boatlift.
The repression of gay men caused international outrage and eventually stopped. By the 1990s, Cuba began to reflect on its treatment of L.G.B.T. citizens. In 2010, Fidel Castro recognized that an injustice had been done to gays in Cuba and admitted his own responsibility in a widely publicized interview. But it was not until Mariela Castro was appointed director of Cenesex that a radical change in Cuban society began to take place: In part thanks to her initiatives, the government funded campaigns to fight homophobia and transphobia, started educational programs aimed at the prevention of H.I.V. and AIDS and, in what is surely a first in the history of homosexuality, opened gay cabarets and discothèques and even a beach. Today, Cuba is the only country in the world where the state owns and operates gay bars, some of them livelier than similar, privately owned locales in New York or London.
These days Cuba is one of the most tolerant societies in the world when it comes to sexual difference. During a recent afternoon visit to Coppelia, a popular ice-cream parlor in Havana, I saw a group of trans friends, dressed to the hilt in tight miniskirts and high heels, casually sharing tables with families, heterosexual couples and schoolchildren. The country's official gay-friendly policy has also made it a popular destinationfor L.G.B.T. travelers. Over the years I have met dozens of older European gay men who have bought property and settled permanently in the capital, many of whom can be seen on weekend nights sitting in the park on 25th Street in Vedado, socializing with Cubans. This newfound tolerance is one of the surprising results of the current transition, in which elements of the socialist past — like the rejection of religion, especially in attitudes toward sexuality — coexist with a new cosmopolitanism.
Critics of the government argue that the increased protection of sexual minorities must be considered in the larger context of freedom of expression, where Cuba lags behind most of Latin American, and peaceful activists are routinely harassed and even imprisoned for voicing their discontent with the system.
Just a few weeks ago, several artists were arrested after protesting, on the steps of the Havana Capitol, against a recent law requiring artists to secure government permission for all performances and against penalties for works that use pornography or violence or that denigrate "the nation's symbols."
It is true that much work remains in terms of civil and cultural rights, but one should not forget how much Cuba has changed since those dark years in the 1970s: Today, artists and writers use the internet and other alternative forums to participate in debates — including weighing the pros and cons of the new constitution and the proposal to legalize same-sex marriage — that would have been unimaginable even a decade ago.
The proposed constitution is a welcome and necessary reform, one that will introduce a legal framework to guarantee the permanence of the many achievements that Cuban society has attained in the past decades.
Cuba could capitalize on the progress it has made over the years. It could export its innovative approaches to L.G.B.T. rights and sex education in the same way that, earlier, it disseminated its revolutionary ideology through the use of culture. With a bit of creativity, Cenesex could do the same with its magazine, devoted to gender and sexuality issues. If in the 20th-century Cuba was a model for leftist governments from Chile to Algeria, in the 21st it could be an example for lawmakers seeking to make their countries more livable for their L.G.B.T. citizens.
The next time I hear a friend say, "I want to go to Cuba before things change," my response will be: "Things have already changed, but that is precisely why you should go: to see the new Cuba. And if you hurry up, you might even get to see the first same-sex marriage on the island."
Rubén Gallo is a professor at Princeton University and the author, most recently, of "Teoría y Práctica de La Habana," a memoir of life in Cuba during the current transition.
Follow The New York Times Opinion section on Facebook and Twitter (@NYTopinion) and sign up for the Opinion Today newsletter.
Mr. Gallo is a Mexican scholar who has written extensively about Cuban culture and society. He lives in Havana, Paris and Princeton, N.J. 

lunes, 30 de julio de 2018

El Moncada fue una rebelión contra las oligarquías y los dogmas revolucionarios

El aniversario 65 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes fue conmemorado por la Asociación de Escritores en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC, durante la mañana del 23 de julio, con un panel titulado "El 26 de julio en el pensamiento de Fidel y del Ché". El historiador Luis Suárez, quien moderó la mesa, resaltó que no se pretendía abundar en las discusiones historiográficas, sino particularizar en la mirada de estas dos grandes personalidades de la revolución cubana sobre esos acontecimientos y su significado histórico.
El inicio estuvo a cargo del historiador Jorge Renato Ibarra, quien ofreció un bosquejo histórico de la crisis institucional en Cuba durante los años 1950, antecedente importante para la conformación de un impulso revolucionario en el país. 
Entre otros elementos, destacó la descomposición de los partidos políticos y el aumento de la corrupción, el "gangsterismo" como método de chantaje político, la desviación del uso de los fondos que permitieron las llamadas "botellas", etc. En ese contexto, surge el Partido Ortodoxo - tras la fragmentación del Partido Auténtico - con el liderazgo de Eduardo Chibás, quien desarrolló una aguda crítica a la corruptela y por el adecentamiento público.
Ante la inminente victoria del Partido Ortodoxo en las elecciones de 1952, el golpe de estado de Batista del 10 de marzo significó la descomposición del sistema institucional democrático y el fin de las garantías públicas. Aunque no hubo una convocatoria a la resistencia popular, ni de lucha activa, se inició una etapa de conspiración y resistencia popular en la que Fidel Castro y otros de su generación —tras el fracaso de la expedición de cayo Confite— se convencieron de que la única forma de derrocar a la dictadura era por las armas. En ese contexto surge el plan del Moncada y del Carlos Manuel de Céspedes, que fue el inicio de una nueva gesta por la verdadera independencia de Cuba.
En ese contexto, Luis Suárez resaltó que muchas fuerzas dispersas en el entorno sociales fueron agrupando para la acción armada, que se conformó como parte de una arquitectura conspirativa apasionante - encabezada por Fidel - que le dio al líder una estatura como dirigente nacional y un reconocimiento general.
La vicepresidenta de la Academia de Ciencias de Cuba, Olga Fernández Ríos, particularizó precisamente en las reflexiones posteriores que hizo Fidel sobre las acciones del 26 de julio, destacando su discurso de 1973, en la celebración de su XX aniversario. Recordó que Fidel estuvo analizando sobre el tema casi hasta los últimos días de su vida, pero fue en ese momento cuando expresó con mayor claridad sus ideas y la importancia que tuvo en la lucha revolucionaria posterior.
En ese discurso sistematiza y fundamenta las bases estratégicas, ideológicas y políticas, de la revolución cubana y la urgencia que tenían ante sí aquellos jóvenes para crear el movimiento. Cuando otros se preguntaban quién era el autor intelectual de esas acciones, en el complejo contexto social cubano, Fidel señaló a Martí como la guía inspiradora y fundamenta sus razones, con un análisis histórico desde los inicios de la lucha por la independencia.
Igualmente, en el referido discurso Fidel parte de un análisis profundo de lo que aportó el marxismo y el vínculo que tuvo para sentar las bases de la elaboración de la estrategia revolucionaria. Era necesario entonces tomar en cuenta el entorno geopolítico de la Cuba de aquel momento, el concepto de la sociedad dividida en clases y la alianza entre ellas, el papel de las masas y el papel del estado tras la toma del poder político. 
Se destaca, sobre todo, el concepto de pueblo en la gesta revolucionaria, la interrelación entre movimientos y partidos, el sujeto plural para llevar adelante la lucha. Esta idea, desarrollada desde el inicio, entraba en contradicción con el concepto de entonces que tenía la internacional comunista, lo que provocó no pocas contradicciones con el Partido Socialista Popular (PSP-comunista).
Sin embargo, Fidel reconoció en 1975 los fundamentos del marxismo en la organización de la táctica y la estrategia revolucionaria, sobre todo en lo relacionado con la importancia de la toma del poder político y el papel de la lucha de clases que desataría la lucha. 
Olga Fernández indicó que sería injusto obviar estos análisis hechos por el propio Fidel, pues no hay movimiento revolucionario sin aportes a la teoría de la revolución social. Para el mismo líder, el Moncada fue el punto de llegada de las condiciones objetivas y el punto de partida para crear las subjetivas y lanzar la estrategia revolucionaria.
Como dijo la heroína Aydee Santamaría: el Moncada les reveló que el problema no era derrocar a un hombre, sino cambiar el sistema; pero si no se hubiera ido a derrocar al hombre, no se hubiera tomado conciencia de la necesidad de cambiar el sistema.
Luis Suárez resaltó el razonamiento de Fidel en el que se señala al pueblo como sujeto y, a partir de las condiciones en la sociedad cubana, incluir todos sus componentes. Es un análisis de creación en el que incluye a la clase obrera, pero no lo reduce a ella ni a la alianza obrero-campesina, y en donde lo subjetivo adquiere un papel activo y dinámico.
Por su parte, el historiador Jesús Arboleya - el último orador del panel – profundizó en la influencia del Moncada en el pensamiento del Ché, quien expresó claramente en su Diario de la Guerrilla en Bolivia que ese acontecimiento histórico "fue un asalto contra la oligarquía y contra el dogma revolucionario".
Destacó que esa fue la última de sus referencias al respecto y vale destacar que, en medio de su difícil situación en la selva boliviana, rodeado del ejército enemigo, fue capaz de encontrar espacio para reflexionar en la importancia estratégica del Moncada para el futuro de la lucha. Por una parte, fue una acción contra la oligarquía como fuerza matriz del sistema de dominación imperante; por la otra, rompe con un concepto del movimiento comunista de la época que, alejado del sentido popular, hubiera llevado a la asfixia del proceso revolucionario.
Arboleya indicó que Fidel fue capaz de integrar el pensamiento anterior —entre ellos los de Mella y Guiteras— para darle esencia de masas a la lucha armada, en una decisión anti dogmática que debe ser objeto de análisis revisitado por las ciencias sociales. El Ché, desde el momento mismo de su incorporación a la lucha cubana, vio en el Moncada su revolución: la vivió, la estudió y se comprometió con ella. "No sólo vio la bravura, sino la estrategia", reafirmó.
Luis Suárez coincidió en que la estrategia de Fidel rompió con varios dogmas establecidos en la época para la lucha revolucionaria: el supuesto papel determinante del ejército en la revolución —que los cambios podían hacerse con el ejército o sin el ejército, pero nunca contra el ejército— y el concepto de realizar una primera etapa "popular, democrática y antimperialista", bajo el liderazgo del partido comunista como vanguardia del proceso.
Además, la historia no debe ser vista en el contexto nacional, sino como parte de la situación latinoamericana: lo que había sucedido en Guatemala con Arbenz, en Argentina con Perón, el Bogotazo de Colombia, en la que el propio Fidel participó.
En este sentido, Olga Fernández insistió que el tema del partido amerita más reflexión, desde la perspectiva de tomar el poder político y construir un partido para dirigir la revolución, sobre la base de la unidad de todas las fuerzas y la organización de la lucha.
Recalcó que la teoría es fundamental, pero hay que saber manejar la táctica y la estrategia. Fidel fue un maestro en ello y, aunque su obra está dispersa, es un pensamiento muy abarcador con una enseñanza importante en la simbiosis con el Partido Revolucionario Cubano, que redefine como elemento esencial la unidad, sin desplazar a ninguna de las fuerzas que podían aportar a la lucha.

viernes, 20 de julio de 2018

Homenaje a Nicolás Guillén en su natalicio


En la mañana del martes 10 de julio, justo cuando se cumplían los 116 años del nacimiento de nuestro poeta nacional, la Fundación Nicolás Guillén le rindió homenaje en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC con un panel que sirvió para presentar una nueva edición —dedicada para esta ocasión— de su famoso cuaderno de poesías Cantos para soldados y sones para turistas.
El primero en intervenir en el panel fue el destacado poeta, crítico y promotor literario Virgilio López Lemus. Al hablar del texto de Guillén, a quien consideró "uno de los grandes poetas de la lengua española del siglo XX", esbozó el contexto literario en que fue publicado en el año 1937, las tendencias y corrientes líricas que tributaron en su obra como el intimismo, el neo romanticismo, la ironía sentimental y la poesía escrita por mujeres.
Destacó que la década de 1930 fue una época de mucha fuerza en la poesía hispanoamericana y la cultura cubana tuvo una gran influencia de la producción literaria de connotados escritores como Federico García Lorca, Gabriela Mistral, Juan Ramón Jiménez, Porfirio Vargas, entre otros. En ese contexto también surgió la llamada "poesía pura", floreció la poesía social y política y la corriente intimista, que tuvo una fuerte presencia en Dulce María Loynaz.
Valoró que la poesía neo romántica sí tuvo una influencia en la poesía de Guillén, con la presencia de una emotividad muy fuerte, dándole al verso un ritmo determinado con el objetivo de lograr un efecto mayor en su expresión.
Mirta Aguirre, Emilia de Portal, Serafina Núñez, Mercedes Correi, Mercedes García, Josefina Cepeda, Emilia Bernal, entre otras, fueron las más de diez mujeres que representaron el movimiento femenino que surgió con fuerza en esa época en la poesía cubana, algo que no había pasado antes en la cultura nacional y tuvo un amplio impacto en la producción literaria de entonces.
Fue una década también importante para el desarrollo de la poesía infantil y el crecimiento del interés para hablar sobre el Caribe y el Trópico. Aunque, sin lugar a dudas, fue el momento de auge de la poesía y la pintura "negrista", que se capitaliza particularmente en Guillén. Al respecto, indicó que Nicolás es de difícil clasificación dentro de la poesía negra, pues alcanza una fusión muy particular con la poesía social.
Consideró que, en la práctica, Nicolás utilizó todos estos elementos de su contexto literario para hacer más efectiva su intención social. Recalcó que "la poesía no se hace solo con palabras e ideas, sino también con vibración", por lo que la sapiencia de nuestro poeta nacional estuvo en la utilización de palabras fuertes y sonoras para que el texto no pasara desapercibido entre lectores no habituados a la poesía.
Esto fue muy importante para que sus textos se volvieran referentes de la poesía cubana, con un sentido popular del ritmo, el uso de elementos de humor, tomando como base los versos semi libres, la reiteración rítmica de palabras, la combinación de rimas consonantes y asonantes – en las que pasa de una a otra de una forma magistral -, el variado uso de estrofas y del estribillo con reiteración de versos a modo del son.
Junto a estos estilos literarios, Guillén manejó contenidos que cautivan al lector, como la solidaridad de clase, el soldado como parte de la gente pobre, el antimperialismo, el mundo de la pobreza en contraste con los turistas, la guerra injusta, la violencia militar en medio de la violencia social.  De ahí que valorara este texto como un libro "neopopularista", no sólo por la forma sino por el contenido, aunque rebasa sus fronteras pues le incluye un mensaje político que se mezcla con la vida del pueblo.
Expresó que este libro es una suerte de preámbulo para su colección El son entero — que constituye un momento de alto vuelo y uno de los más grandes momentos de la poesía cubana— y valoró que estos cantos no se limitan a los soldados y turistas cubanos, sino que se desborda al enmarcarse en el contexto caribeño, que siempre caracterizó a Nicolás.
Por su parte, la historiadora y ensayista Francisca López Civeira (Paquita) indicó que cada época tiene una expresión en la narrativa que ayuda a entender cómo las personas están viendo su entorno, lo que ayuda a los historiadores para entender el momento histórico. En ese sentido, el poemario Cantos para soldados y sones para turistas es un ejemplo claro de la expresión de la intelectualidad cubana de esa época tan convulsa en la historia nacional.
Para entenderlo, hay que situarse en el entorno social y político de la nación: el proceso revolucionario de los años 30 contra la dictadura de Gerardo Machado, el ascenso del militarismo no sólo en Cuba sino en el contexto de la aplicación de la "Política del Buen Vecino" por parte del presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt, el ascenso del fascismo y la guerra civil en España.
Particularmente en Cuba entró en crisis la estructura monoproductora y monoexportadora y el gobierno de Gerardo Machado aplicó reformas desde el poder que provocaron una reacción de la sociedad, ante el desgaste político de liberales y conservadores, además de la corrupción político administrativa. Se desarrolla un movimiento cívico en el país que provocó un cambio en la psicología colectiva y la política se vuelve más popular: obreros, campesinos y mujeres empiezan a actuar de forma organizada.
Es un período muy rico en un contexto de cambio, de quiebra del poder oligárquico, con nuevas fuerzas que se hacen sentir y se incorporan a la vida política del país. "Es una eclosión en la cultura cubana", indicó, un entorno de nuevos fenómenos que tendrá su espacio de expresión en la intelectualidad. "La sociedad ha cambiado y la producción intelectual responde a esos cambios", reafirmó.
Este poemario está lleno de referencias a ese contexto histórico, con una identificación hacia los de abajo en contraposición con el poder, con la peculiaridad de que incluye a los soldados en esta clase inferior como objetos manipulados por el poder, sin diferencia del color de la piel. No obstante, recalcó que no se trata de un cuaderno pesimista pues ve la posibilidad al futuro y transmite aliento y perspectivas en el porvenir.
Denia García Ronda, directora académica de la Fundación, agradeció las conferencias ofrecidas sobre esta "excelente obra desde una perspectiva literaria" y destacó que no se trata de dos poemarios juntos, sino de dos puntos de vista para una misma situación social y política: desde la perspectiva del poder, con los soldados que son parte de "los de abajo"; y desde la influencia extranjera, específicamente los turistas, que expresan la presencia yanqui en Cuba.
Desde ese enfoque, a través de su personaje José Ramón Cantaliso, Guillén enseña La Habana profunda, la de la miseria y la tuberculosis. A la vez, demuestra su actualización en la evolución de la poesía hispanoamericana, pues el poemario viene a ser la síntesis de la influencia de la literatura de ese tiempo.
Agradeció el apoyo del Ateneo Cultural Morisco, de Sevilla en España, para la reimpresión de este cuaderno, muchos de cuyos textos han sido musicalizados por cantores cubanos y extranjeros que han asumido la obra Guillén para hacer su música. Además, agradeció a Graziella Pogolotti por el permiso otorgado para la portada del libro con la obra "Paisaje", de su padre el reconocido pintor cubano Marcelo Pogolotti.

lunes, 25 de junio de 2018

El análisis de un género que hay que venerar: el bolero

25 de junio de 2018
El Coloquio Internacional del Festival Boleros de Oro, que se desarrolla en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC, analizó en la mañana del viernes 22 de junio "La problemática y el estado de las investigaciones en torno al bolero", durante la celebración de su mesa no. 3 bajo la conducción del Dr.C. Lino Neira Betancourt.
La primera ponencia fue presentada por las MsC. Alicia Valdés y Ailer Pérez, quienes con el título "El Festival Internacional Boleros de Oro a través de su evidencia testimonial y documental" hicieron un recorrido desde los inicios de estos Festivales para destacar que "el bolero ha marcado un sello de permanencia en la cultura cubana, el cual se ha logrado armonizar en el imaginario colectivo."
Indicaron que su validez y principal función social y cultural —que contribuye al desarrollo, vigencia y contemporaneidad del género— viene dado por su capacidad de adaptarse y vincularse a otros estilos musicales, sin que pierda su perfil y autonomía.
En función de mantenerlo vivo, destacaron el trabajo realizado por José Loyola, creador de los festivales Boleros de Oro y quien ha promovido no solo su interpretación sino también la investigación. "Si el auge del bolero mantiene vivos los clásicos del género y estimula las nuevas creaciones, ello también se debe al Festival y Coloquio Internacional Boleros de Oro, que desde hace treinta años convoca intérpretes y compositores nacionales e internacionales del género", resaltaron.
Desde esa perspectiva, la idea inicial de 1987 dio pie al Festival que conocemos hoy, con un grupo de actividades colaterales que aportan desde el conocimiento por parte de varias naciones participantes y personalidades nacionales y extranjeras. Como resultado, se ha logrado el aumento y el interés de hacer acercamientos más profundos al género, en el que ha conocido de su incursión no solo en Cuba, sino también en México, Colombia, España, Brasil, Puerto Rico, República Dominicana, entre muchos otros.
En los 31 años de su existencia, en el Festival se ha examinado al bolero desde distintos ángulos como forma de expandir el conocimiento y se ha logrado una participación muy heterogénea —con periodistas, historiadores, musicólogos, filólogos, críticos literarios, etc—, con un resultado positivo de estudios que tienen disímiles perspectivas, las cuales se complementan.
 "Ha sido un vehículo para el reencuentro a gran escala de un público conocedor, con la nostalgia de los tiempos de oro del bolero, y ha roto las barreras de la falta de información e indiferencia, logrando el interés de la juventud en una música que no hace mucho le sonaba vieja". De ahí la importancia de analizar una música que merece ser venerada, reafirmaron.
La segunda ponencia estuvo a cargo de la MsC. María del Rosario Hernandez Iznaga, Decana de la Facultad de Música de la Universidad de las Artes, quien se dedicó a analizar "El bolero desde el Instituto Superior de Arte (ISA)". Durante su intervención, abogó por la necesidad de la presencia de la Universidad en estos eventos, porque "no es lo mismo cantar que interpretar un bolero": esa distancia se acerca con los estudios, con la cultura que se adquiere a través del conocimiento.
"La interpretación del bolero requiere de la expresión de todo el conocimiento cultural que se tiene, por eso es tan importante el conocimiento universitario, de la cultura general que le puede aportar al artista", reafirmó.
Comentó sobre el estudio realizado sobre la influencia que ejercen los estudios superiores en la interpretación del género y la cultura general que provee la universidad para sus ejecutores. Citó el caso de la conocida cantante Elizabeth de Gracia, quien fue el ISA cuando ya era una artista multipremiada, y encontró en ese centro de estudios —a finales de los 1980s y principios de los 90— un claustro que favoreció la enseñanza del género, con preferencia en al canto popular.
Consideró que el bolero aún se encuentra presente en el ISA, no ya con tanta incidencia en la especialidad de canto, sino en perfiles de instrumentistas, musicólogos y estudiantes de sonido, quienes han proyectado una manera novedosa de interpretarlo.
Sobre la base de estos argumentos, consideró que la universidad está preparada para ser subsede del Festival y pidió a sus organizadores que valoren la posibilidad de realizar eventos del género en ese alto centro de estudios para la próxima cita.
Al finalizar, Lino Neira presentó el libro titulado Otro tributo al bolero, de la Editorial Oriente, que contiene una rigurosa selección —realizada por Alicia Valdés— con treinta y cuatro ponencias que han sido presentadas en diversas ediciones del Coloquio Internacional Boleros de Oro.
El libro analiza el género desde diversos enfoques —que abarcan el musicológico, el ensayístico y el propiamente literario— para tratar la presencia del bolero en diferentes países de la región, su reflejo en catálogos discográficos y las interinfluencias con la música popular brasileña, el pop y otros.
Resaltó como protagonista del libro al bolero que, más que un género musical, es un fenómeno cultural completo, capaz de atraer multitudes. Abogó por la necesidad de que se recojan en textos los resultados de estos eventos teóricos y destacó el trabajo de Alicia de las Mercedes Valdés Cantero, musicóloga con sólida formación profesional, historiadora del arte y estudiosa de la música cubana, quien ha sido fundadora y coordinadora general no sólo de este Festival, sino de otros —como el de Danzón y Cubadisco—  con una gran contribución al estudio de la música cubana.

jueves, 14 de junio de 2018

Españoles y soviets

Por: Alfredo Prieto
Según Alejo Carpentier, el español que llega al Nuevo Mundo no es un hombre del Renacimiento. Tipo segundón, sin herencia ni fortuna, transpira y vehicula el imaginario de la Contrarreforma. No tiene como referente, si alguno, a Erasmo de Rotterdam, sino a San Ignacio de Loyola. Convencido de su Verdad, la única posible, se dedica entonces a lo previsible. En su nombre practica la intolerancia, construye su catedral encima del Templo Mayor e impone sus convicciones y cultura. Excluye y margina: la diferencia no tiene, de ninguna manera, derecho a un lugar bajo el sol. También practica la pureza, empezando por la de la sangre, un bluff muchas veces levantado sobre bolsas de maravedíes destinadas a limpiar ancestros. Y expulsa de sus dominios a quienes no comulguen con su credo, enviándolos afuera, a la lejana Ceuta o, con suerte e influencias, a la Universidad de Zaragoza.
En Cuba tenemos ese tipo de españoles. El reconocimiento del gobierno cubano como un actor legítimo, y la negociación en términos de igualdad y reciprocidad --dos de los rasgos distintivos del proceso de normalización de relaciones con los Estados Unidos, hoy interrumpido--, no fue para ellos, en modo alguno, motivo de celebración. Convirtieron el hecho en un ejercicio de barricada; y lo que debió haber sido fiesta o jolgorio lo transfiguraron en una suerte de funeral con tulipanes negros. Cuando se les escuchaba, sonaban como las tubas de Tchaikovski, no como el flautín de Lennon y McCartney en "Penny Lane", mucho mejor para acompañar nuevos desafíos. Cuba, sin embargo, los ha estado enfrentando con éxito desde sus orígenes como nación.
Una de sus prácticas predilectas proviene del nominalismo: lo que no se verbaliza, no existe. Si, por ejemplo, viajar a la Isla se pone de moda en los Estados Unidos, no le dan (o casi no le dan) visibilidad social a personalidades como Usher, Smokey Robinson, Madonna… El procedimiento estándar consiste en confinarlos en sus predios, aplicarles la lógica del Quijote: "mejor es no menearlo". Fábrica de Arte, Casa de la Música, Hotel Saratoga, algunos contactos sociales puntuales. No mucho para el público en grande. Y poco o nada dicen sobre el impacto de esas interacciones culturales y humanas a su regreso a los Estados Unidos, que en muchísimas ocasiones funcionan como un boomerang. Les aplican la expresión clásica: "bajo perfil". La prensa extranjera los reporta; la cubana, si acaso, solo en esos términos. Llega entonces la hora del absurdo: acudir a Internet para enterarse de lo que hicieron en La Habana o al Paquete para ver, digamos, un desfile de modas en el Paseo del Prado que para la prensa cubana nunca existió.
El problema radica, al menos en parte, en dar como válidas las presunciones de una política que, como todas, se basa en constructos. Uno consiste en propagar alto y claro la idea de que los norteamericanos que viajan a Cuba son "los mejores embajadores de nuestra política y nuestros valores", algo que no se sostiene en una sociedad donde la diversidad y la contradicción son norma. En este caso, tal vez valdrían la pena preguntas como las siguientes: ¿Los valores conservadores? ¿Los liberales? ¿Los de Donald Trump? ¿Los de Bernie Sanders? ¿Los de la izquierda norteamericana? ¿Los de gays, lesbianas, la comunidad LGTB? Ni la libre empresa, ni el libre mercado, ni las libertades individuales --incluyendo la de expresión y la democracia--, son en los Estados Unidos templos universalmente concurridos, y sin embargo esos españoles, como Timba, caen en la trampa.  
También pueden volverse de vez en cuando contra publicaciones on line, movida destinada a la aceptación acrítica de la idea de que todos los gatos son pardos. Han llegado incluso a urdir una "cronología", batido en el que se acusa hasta el totí de formar parte de un engranaje para lograr, al fin, el cambio de régimen. Para seguir con imágenes felinas, en este texto lo usual consiste en dar gato (opiniones) por liebre (hechos). Para los periodistas, reservan su mejor argumento acusándolos de cobrar por sus colaboraciones, práctica estigmatizada aun cuando el financiamiento no provenga de fuentes oficiales como la USAID. Las amenazas de despedirlos de sus empleos vuelan si se empeñan en hacer lo que, lamentablemente, no pueden hacer en los medios oficiales, aun cuando estos lleguen a vestirse de colores: un periodismo de ideas, no de consignas. Los españoles y los soviéticos funcionan con certezas; las dudas y cuestionamientos les producen urticarias.
 Asimismo, expulsaron de su cátedra a un joven profesor de Derecho cuyo izquierdismo le viene prácticamente de los genes, dejaron sin trabajo a un periodista radial holguinero por colgar en su bloc personal las palabras de la subdirectora del órgano oficial del Partido en un evento, y hasta llegaron a acusarlo de tener segundas intenciones y de promoverse a sí mismo para poder hacer su carrera en Miami, el típico modus operandi a fin de estigmatizar al otro y dejarlo fuera del juego.
Igual la emprendieron contra un periodista uruguayo, insertado de larga data en la cultura cubana y conocedor de las realidades nacionales, con independencia de que no siempre se esté de acuerdo con todo lo que escriba o diga --esto es lo natural, no una anomalía--, ni con sus percepciones y representaciones sobre la variedad de asuntos que aborda en sus textos, algunos muy complicados como para dirimirlos en una columna, riesgo del oficio en cualquier tiempo y lugar. Aquí la movida fue tan abierta como mostrenca. Primero se vistieron con los colores del PRI: llegaron a pedir su expulsión del país, como si se tratara de un asunto de seguridad nacional o de sexo con menores de edad en el Parque de la Maestranza. Después un corifeo de muy bajo costo rebasó cualquier límite de decencia apelando desde la oscuridad a romperle los dientes ("¡Múdate de país o habla fino!, recuerda que a tu edad los dientes no vuelven a salir y los implantes de piezas dentales son carísimos"). Por último, por H o por B no le renovaron su condición de corresponsal extranjero (los de flauta, dicen pito, y los de pito, flauta).
Pero el componente soviético-estalinista acciona también en estos españoles como el musguito en la hiedra. Los problemas del país siguen estando ahí mientras el barco de los medios continúa a la deriva. En lugar de prescindir del modelo autoritario-verticalista y de remplazarlo por prácticas comunicacionales horizontales y participativas, lo siguen reforzando. Eduardo Galiano lo escribió una vez: "la Revolución cubana es una obra de este mundo, pero con una prensa que a veces parece de otro planeta y una burocracia que para cada solución tiene un problema". Evidentemente, ese esquema mediático resulta hoy más disfuncional que nunca ante el impacto de las nuevas tecnologías, llegadas para quedarse y extenderse. Antes, ese modelo tenía el poder de determinar qué era la realidad; ya no.
"Entre nosotros quedan muchos vicios de la Colonia", escribió José Antonio Ramos en 1916 refriéndose a España. Pero también, hoy, de la Unión Soviética. Es como para levantarse con una pregunta romana en la cabeza: Quosque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?